lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Abuelos o guarderías?

¿Abuelos o guarderías?

Artículo de la Revista Padresycolegios.com

Un estudio británico analiza los pros y contras de guarderías y abuelos como soluciones más comunes para el cuidado de bebés con padres trabajadores. Mientras que las primeras entrenan mejor para el colegio porque favorecen algunas aptitudes cognitivas, los abuelos favorecen la expresión verbal de los niños al prestarles más dedicación y una atención muy personalizada.

PALOMA MORÉ

En los tiempos que corren muchos padres, y sobre todo madres, se encuentran ante serias dificultades para atender a sus hijos pequeños por motivos de trabajo. Mientras los hombres tardan en ponerse las pilas para compartir las tareas del hogar y las políticas de conciliación de la vida familiar y laboral tardan en hacer efecto, muchas madres y padres se ven en la encrucijada de llevar a bebés de meses a la guardería o confiárselos a los abuelos.

Una investigación del Institute of Education, publicada en 2009 en la versión digital del Journal of Social Policy con el título de “Early Childcare and Child Development”, ha evaluado las ventajas e inconvenientes de ambas opciones para el desarrollo del bebé.

Para ello, los investigadores estudiaron los casos de 4.800 niños británicos a la edad de tres años. Lo interesante es que en la muestra se comparaban los casos de niños que a los nueve meses ya asistían a la guardería con aquellos que a esa edad eran atendidos principalmente por sus abuelos.

Diferentes ventajas

Los resultados apuntan que los pequeños que habían asistido a guarderías estaban ligeramente más entrenados para comenzar la educación infantil, pues destacaban en algunas aptitudes cognitivas, como contar o identificar formas, colores, números y letras, que aquellos que habían estado al lado de sus abuelos.

En contrapartida, estos últimos tenían mayor facilidad en la expresión verbal, lo cual estaría justificado, según los investigadores, por la atención personalizada que habían recibido en comparación a los bebés de las guarderías. El estudio parece indicar que los abuelos dedican más tiempo a los niños, no sólo para sentarse a hablar con ellos, sino también para corregir sus errores y ayudarles a mejorar. Y está visto que la dedicación es importante, porque incluso los pequeños que fueron a guarderías donde tuvieron una atención más exclusiva tenían más facilidad para expresarse verbalmente que la media, aunque no tanta como los que fueron confiados a los abuelos.

No obstante, el estudio también sugiere que esta dedicación exclusiva de los abuelos podría provocar que los bebés se relacionaran menos con otros de su misma edad y con personas en general, propiciando de manera indirecta un carácter más tímido.

En este sentido, el estudio señala que los niños acostumbrados a pasar la mayor parte del tiempo con los abuelos son menos sociables que la media y que, aunque con diferencias mínimas, también presentan peor conducta, hiperactividad y problemas emocionales.

No hay unanimidad

Muy distinta es la opinión de la psicóloga infantil Silvia Yankelevich, que considera que las guarderías no pueden ofrecer la atención tan especializada que requieren los bebés para su correcta evolución, debido a la falta de personal y de recursos, cuando no a la escasa formación de los trabajadores: “Para que haya una estimulación temprana de los bebés se necesita a un profesor por cada dos o tres niños, pero la realidad es que hay una persona cuidadora para cada seis u ocho. Entonces, no se atienden bien las demandas del bebé y éste se frustra mucho, llorando en exceso para que le hagan caso.”

Al contrario, desde la Dirección del centro de Educación Infantil Pecas, María Jesús Martínez enfatiza la labor educativa y de estimulación que se realiza en muchas guarderías y que, considera, para algunos abuelos puede ser difícil de llevar a cabo. “En muchos centros se realiza una tarea pedagógica importantísima y porque existan algunos que no alcancen el estatus adecuado, no se debe poner en entredicho a todos”, afirma Martínez.

A favor de los abuelos, Yankelevich resalta que el afecto con el que los niños son tratados en los actos más cotidianos es esencial: “el bebé es muy sensible al tacto y por tanto percibe cuando los contactos con otros seres humanos, ya sea al cambiarle, alimentarle o cogerle, son plenamente afectivos o por mera rutina”. Desde este punto de vista los abuelos ofrecerían un cuidado más idóneo en el primer año de vida, decisivo para la formación de la persona.

No obstante, la educadora Martínez, afirma que si bien el afecto de los abuelos es fundamental, no es incompatible con el de los profesionales, que por otro lado, pueden cumplir ciertas funciones para las que los abuelos no han sido preparados.

El entorno es clave

En todo caso, lo que sí parece comprobarse en el estudio “Early Childcare and Child Development” es que las guarderías pueden compensar de alguna manera las desigualdades sociales entre familias al hacer que todos tengan una educación equiparable. La enseñanza que aportan a todos los niños es más uniforme.

Los niños de familias con menos recursos económicos y nivel cultural que habían sido educados en guarderías estaban más cerca de los parámetros medios que aquellos que habían sido cuidados por los abuelos. Es decir, que la guardería ofrecería un estándar educativo al que familias muy diversas podrían acceder. Sin embargo, conviene tener en cuenta que esta investigación habla en todo momento del sistema educativo y las familias británicas y por tanto, no se pueden asimilar sus conclusiones para la sociedad española.

En realidad, la evolución de un niño depende en gran medida de otro tipo de factores sociales, como los recursos económicos de la familia, el nivel de instrucción de los padres y el entorno afectivo en el que viva. Por tanto, antes de decantarse por una u otra fórmula conviene tener claro que ni todos los abuelos están igual de dotados para estimular y atender a un bebé, ni todas las guarderías o centros infantiles presentan el mismo nivel en cuanto a la calidad de sus servicios.

2 comentarios:

Rocio dijo...

Hola,soy rocío,de Cadiz y acabo de entrar en tu blog por el de Moe,¿no sabes hacer slides,es mas rápido que subir tantas fotos,si quieres te explico como se hace.¿vale?.
A lo mejor estoy metiendo la pata porque lo que te gusta es subir fotos.
Es por ayudarte.
Un abrazo.

El callejón de los negros dijo...

Gracias Rocío, si en alguna ocasión las he puesto como "slides" en otros blogs.

De todas formas tomo nota de tu sugerencia. Gracias. Un abrazo.

Saludos a Moe..
Antonio